CCCP

Cinco Cronistas Con Presencia
La distancia es muy grande

La distancia es muy grande

Desde Moscú.- Argentina tenía un participante directo en la final del mundo. El árbitro Néstor Pitana se metió en el medio de Francia y Croacia, y su partido individual lo jugó bien. El encuentro decisivo fue comandado con autoridad, y la única jugada que se puede cuestionar es la que desemboca en el penal a favor de los franceses. La mano de Perisic existió, pero no quedó claro la intención que tuvo el volante croata. Pitana recurrió a la tecnología y marcó la falta finalmente. La acción, repetida en varias oportunidades, muestra a Perisic saltando para rechazar la pelota, que la recibió luego de un roce en un rival. La incógnita es saber si Pitana tomó la decisión sin ningún tipo de influencia de parte del cuerpo referencial, que se encontraba en la sala de video.

El resto de la final fue supervisada con acierto por parte de argentino. ¿El arbitraje nacional es el mejor del mundo, a partir de la actuación de Pitana? No. La Superliga del país muestra desaciertos permanentes todas las semanas, y un nivel muy bajo de parte del arbitraje. El equipo de CCCP Mundial se encontró con Javier Castrilli el sábado último en la feria de Izmailovo, y cuando fue consultado respecto de la designación de Pitana para la final sentenció: “Que el árbol no tape el bosque. La realidad de nuestro arbitraje es otra”.

El ex juez no estaba desacertado. Los escándalos en Argentina son permanentes por los arbitrajes, y Pitana apenas cumplió una serie de partidos correctos. El argentino se equivocó poco, y por eso quedó bien ubicado. El presente no es lo que ocurrió en Rusia.