CCCP

Cinco Cronistas Con Presencia
“Tengo dos esposas aquí, y dos allá”

“Tengo dos esposas aquí, y dos allá”

Desde Moscú.– El tachero quería conversar. Como en cualquier lugar del mundo. Solo que en este caso la barrera del idioma era infranqueable. Cuando tomó el celular para hablarme por el traductor temí lo que nos pasó varias veces en este Mundial, que el taxista no supiera dónde nos tenía que llevar y que fuera imposible la comunicación en ruso. Esta vez, sin embargo, el conductor tomó el móvil y nos empezó a hablar vía traductor simplemente por la necesidad de entablar una conversación.
El otro temor nuestro, a partir de ahí, es que descuidara la ruta del GPS para llevarnos a destino, o, aun peor, que se distrajera en la autopista, dónde obviamente no hay que manejar mientras se habla por celular.
Pero su deseo de conversar fue más fuerte en la madrugada-mañana de Moscú, en el largo camino de regreso a casa en Skhodnya. Fue una larga charla con traductor a través del celular. Tanto que el amigo terminó preguntándome por mi familia y mi vida en Argentina. Y él me contó que es de Kasajistán, que vive hace 16 años en Moscú, que es musulmán… Y cuando le preguntamos si extrañaba su país y su familia contestó afirmativamente pero con una sorpresa. “Sí, tengo familia, dos esposas aquí y dos allá”, dijo la voz de la traductora en español. Y enseguida hizo el gesto de tener un bebé, todo mientras manejaba por la autopista, y contó que hacía dos días había nacido Sofía, su nueva hija. Lo expresó con la misma ternura que si fueramos de similar cultura. Sheij nos despidió dándonos la mano y enseguida la llevó hacia su corazón.
Esta vez fue la tecnología del afecto.

1 comment found

Comments are closed.